Basílica de Santo Stefano

Basílica de Santo Stefano: Los mejores tours

Basílica de Santo Stefano: cosas que debes saber y consejos

Al explorar el centro de Bolonia, es imposible no quedar fascinado por el complejo de las “Siete Iglesias”, más conocidas como la Basílica de Santo Stefano. Este monumental complejo preside la Plaza de Santo Stefano e incluye tres de las mayores iglesias de la ciudad: la Iglesia de San Juan Bautista (también conocida como el Santo Crucifijo), el Santo Sepulcro y la Iglesia de los Santos Vital y Agrícola.

El Santo Crucifijo es una iglesia de origen lombardo que data del siglo VIII. Se caracteriza por tener una sola nave con techos abovedados y presbiterio sobre la cripta.

El Santo Sepulcro fue construido por el Obispo Petronio según el Santo Sepulcro de Jerusalén, y reconstruido a principios del siglo XI por los monjes Benedictinos, después de que sufriera daños durante las invasiones húngaras del siglo X. La construcción está caracterizada por una planta central, construida sobre una base octogonal irregular, sobre la que se asienta una cúpula dodecagonal. Dentro se yerguen 12 columnas de mármol y ladrillo.

La Iglesia de los Santos Vital y Agrícola es la más antigua de todo el complejo. Alberga desde su construcción las reliquias de los dos santos, siervo y amo respectivamente, las primeras dos víctimas mártires de Bolonia en la persecución del Emperador Diocleciano. Saliendo de la segunda iglesia, entras en el patio de Pilatos, cuyo nombre conmemora el lugar donde Jesús fue condenado. El patio está bordeado al Norte y al Sur por sendas columnatas de estilo Románico.

Según la tradición, el “gallo petrificado” situado enmedio de una ventana del porche y que data del siglo XIV, fue denominado el “Gallo de San Pedro” en honor del episodio de la negación de Jesús.

Basílica de Santo Stefano
Fivestar: 
5
Promedio: 5 (1 voto)
(5)57 ratings